Tipos de autónomos

Ha llegado el momento de dar el salto… vas a hacerte autónomo. ¡Enhorabuena! Estás lleno de ilusión y ganas, pero también de un montón de dudas. Es normal, el régimen de autónomos no es del todo sencillo y hay que conocer ciertos aspectos para no cometer ningún error.

El primer dato que tienes que tener claro es el tipo de autónomo que quieres ser. Para ayudarte en esta decisión hemos lanzado este artículo donde te contamos qué tipos de autónomos hay y qué caracteriza a cada uno.

Con esta información en mano te va a resultar mucho más sencillo tramitar tu alta como autónomo. ¡Empezamos!

¿Qué tipos de autónomos hay en España y qué diferencias hay?

Quizá lo primero que hayas pensado al comenzar a leer el artículo es que no tenías ni idea de que en España hay diferentes tipos de autónomos. A menudo escuchamos hablar de los autónomos como un ente homogéneo que dista mucho de la realidad.

España cuenta con más de 3,2 millones de trabajadores que forman parte del régimen de autónomos. Esta es la cifra que arrojó la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) a mediados de 2018. Pero no, todos ellos forman parte del mismo tipo de autónomos.

Y aunque es cierto que todos ellos sí cotizan en un régimen de autónomos similar, cada tipo de autónomos tiene sus propias particularidades. ¡Vamos a conocerlas!

#1 Trabajadores autónomos: el tipo de autónomo más conocido

Los trabajadores autónomos encabezan el listado porque, quizá, sea uno de los grupos más conocidos. En esta tipología se engloban los trabajadores autónomos que gestionan negocios de pequeño tamaño y que están registrados a su nombre, como por ejemplo el dueño de una zapatería de barrio.

La idea más aproximada es la de un emprendedor que inicia una actividad como forma de autoempleo. Puede tener o no trabajadores a su cargo, pero en caso de tenerlos suele ser en un número reducido.

En este tipo de autónomos podemos encontrar a trabajadores que cotizan en el régimen de autónomos por actividades empresariales o profesionales en el impuesto de actividades económicas (IAE). Deportistas, artistas o profesionales taurinos también encajan en este perfil y dan forma a un grupo especial en el IAE.

#2 Profesionales autónomos

Si te dedicas a trabajar en profesiones liberales incluidas en el listado de actividades profesionales del IAE este es el tipo de autónomos en el que encajas. En él quedan enmarcados tanto profesionales autónomos colegiados (ingenieros, psicólogos, médicos,…), como no colegiados (diseñadores, redactores, programadores,…).

Es un grupo en alza gracias a las medidas de fomento del emprendimiento que incluyen diferentes tipos de subvenciones para autónomos, y han animado a muchos jóvenes a comenzar su aventura freelance. Muchos de ellos trabajan desde sus propias casas incrementando las cifras de teletrabajo.

#3 Autónomo agrario

Todos aquellos trabajadores cuya actividad profesional esté relacionada con la agricultura y la ganadería deben cotizar en un régimen de autónomos diferente denominado Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios (SETA). El importe de su cotización es menor al del resto.

Los Trabajadores del Mar también poseen unas bases y tipos de cotización particulares.

#4 Autónomo económicamente dependiente o TRADE

En caso de que vayas a facturar a un solo cliente al menos el 75% de tus ingresos pasarás a cotizar a la Seguridad Social como autónomo en este grupo. Como rasgo característico: no puede tener empleados a su cargo.

Además, están más amparados a nivel legal que otros tipos de autónomos. Es recomendable que te vincules a la empresa de la que dependerás a través de un contrato que debes registrar en el Servicio Público de Empleo Estatal.

#5 Autónomos societarios

El autónomo societario es un administrador de sociedad que debe cotizar a la Seguridad Social como persona física en el régimen de autónomos.

Si tu proyecto de negocio está planteado para alcanzar un tamaño considerable y vas a tener a tu cargo a varios trabajadores, el consejo es que optes por una sociedad. De esta manera pasarás a forma parte del grupo de empresarios autónomos. Es interesante que te informes de los tipos de contratos laborales para autónomos que existen.

#6 Autónomos colaboradores

Cerramos esta lista de tipos de autónomos con una categoría que da cobijo a todos aquellos trabajadores que cursan su alta para trabajar de forma conjunta con tu pareja (cónyuge) o familiares directos (hasta segundo grado de consanguinidad).

Si estas es tu situación necesitas saber que no es preciso hacer declaración de IVA ni tampoco llevar a cabo el pago fraccionado (IRPF).

Tipos de autónomos: ¡no te quedes con dudas!

Debes tener muy claro qué tipos de autónomos hay para acogerte al grupo que mejor se adapte a las singularidades de tu negocio. Esto te ayudará a evitar cualquier problema legal, administrativo o fiscal en el futuro.

Si tienes dudas o quieres que tramitemos tu alta de autónomos ponte en contacto con Asesoría Gap y te brindaremos toda la ayuda que necesites.

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. * es un campo requerido.