¿Qué es una sociedad mercantil?

Asesoría GapAsesoría en Madrid Fuencarral¿Qué es una sociedad mercantil?

Si vas a poner en marcha una empresa acompañado de socios, es conveniente que sepas cuál es la forma jurídica que más se adapta al objetivo y forma de tu proyecto; debes saber qué tipo de sociedad mercantil se adecúa a tus necesidades y has de constituir.

Sociedad Mercantil-Sociedad civil

La sociedad mercantil se originan cuando dos o más personas a través de un contrato se obligan a realizar aportes para construir el capital social de la empresa que se transformara en los bienes que permitan llevar a cabo la actividad comercial y, a su vez, los socios participan en las ganancias y pérdidas que sufre la empresa.

Se diferencia de una sociedad civil en que esta no contempla en su objeto social los actos mercantiles. Así, a las sociedades mercantiles se las reconoce como persona jurídica propia, distinta a sus miembros, aunque la finalidad lucrativa sea común.

Tipos de sociedades mercantiles

Existen cuatro tipos de sociedades mercantiles en España, cada una con sus ventajas e inconvenientes.

1.Sociedad de responsabilidad limitada (SL): Es el más habitual en España porque los socios no tienen que responder de forma personal con su patrimonio a las deudas de la empresa: la responsabilidad se limita al capital aportado. La necesidad de capital inicial es inferior a la de la sociedad anónima, y el capital está dividido en participaciones.

Para su constitución es necesario un capital mínimo exigido de 3.000 euros que debe ser desembolsado de manera íntegra en la firma de escritura pública. El número de socios mínimo para su constitución es de uno.

Las ventajas están en la responsabilidad limitada ante las pérdidas, los trámites son sencillos para su constitución y funcionamiento, ya que se necesita un capital bajo y es unipersonal, y los plazos son breves.

Los inconvenientes están en que las participaciones no son fácilmente transmisibles. Es recomendable si pretendes atraer a un gran número de inversores.

2.Sociedad anónima (SA): Es el segundo tipo más común. El capital se divide en acciones de libre transmisión. Para su constitución se necesitan 000 euros de capital mínimo, desembolsando un 25% en el momento de la escritura pública. El número mínimo de socios para su constitución es de uno, también unipersonal.

Las ventajas son la transmisión libre de acciones, la responsabilidad limitada al capital aportado y la posible cotización en bolsa.

Los inconvenientes son, sobre todo, el capital elevado para su constitución y una tramitación más compleja a la hora de formarla.

3.Sociedad colectiva: Esta sociedad es de carácter personalista. Los socios aportan además de su capital, su trabajo, y gestionan directamente la empresa. La condición de socio no se transmite libremente por esta razón, y además existe la figura de socio industrial, solo dedicado al trabajo. La responsabilidad es ilimitada a la hora de responder a las deudas.

No se requiere capital mínimo para su constitución, y su denominación debe incluir el nombre de, al menos, uno de los socios, conteniendo las palabras “y compañía”. El número mínimo de socios es de dos.

Las ventajas son su estructura y funcionamiento, simple, además de que no necesita un capital mínimo. También se puede controlar el acceso de personas ajenas a la entidad.

Los inconvenientes son la responsabilidad ilimitada, y que no es posible delegar la gestión a un profesional externo.

4.Sociedad comanditaria o en comandita: Es similar a la colectiva, aunque en esta cabe la posibilidad de contar con socios que no tengan que encargarse directamente de la gestión de la misma; así hay dos tipos de socios:

 

Socios colectivos: responden ilimitadamente a las deudas de la empresa y participan en la gestión de la sociedad.

Socios comanditarios: responsabilidad limitada al capital aportado y no participan en la gestión.

Existen dos tipos de sociedad comanditaria: simple y por acciones.

La principal ventaja es que no requiere capital mínimo para constituirse.

Los inconvenientes son la complejidad de la formación y que los socios comanditarios no pueden votar ni participar en actos de la administración de la sociedad.

GAP Asesoría en Madrid busca la forma más ventajosa para ti y para tu proyecto, para que no tengas que preocuparte de nada en cuanto a los trámites legales de constitución y funcionamiento.

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. * es un campo requerido.