Qué gastos son deducibles para los autónomos

Asesoría GapAsesoría en Madrid FuencarralQué gastos son deducibles para los autónomos

¿Qué gastos son deducibles para los autónomos? Esta es la pregunta que se hacen muchos emprendedores cuando han iniciado un negocio por cuenta propia. Para darte respuesta hemos elaborado este listado con los principales gastos que un trabajador autónomo como tú se puede deducir en la Declaración de la Renta.

Además, vamos a aclarar qué es un gasto deducible fiscalmente y qué requisitos necesita cumplir para aplicar esta deducción. ¡Empezamos!

¿Qué es un gasto deducible?

Un gasto deducible es el que puedes descontarte fiscalmente por estar asociado a tu actividad económica como autónomo. No se deben confundir los gastos con IVA deducible (desgravarte el IVA) con los gastos deducibles en la declaración de la renta (IRPF). Son éstos últimos a los que vamos a dedicar el post.

Para que un gasto sea deducible para un autónomo necesita cumplir con estas condiciones:

  1. Tienen que ser gastos relacionados con la actividad económica que desarrolla el autónomo.
  2. Los gastos deducibles deben estar justificados como es debido con los documentos adecuados: facturas, tickets, recibos. Ya sabes: sin factura no se puede justificar un gasto.
  3. Aquellos gastos a deducir deben aparecer reflejados en los libros contables de gastos e inversiones del autónomo dentro del periodo al que correspondan.

¿Qué gastos se puede deducir un autónomo?

Antes de meternos de lleno en explorar qué gastos son deducibles para los autónomos es necesario que sepas que la deducibilidad va a depender del tipo de actividad que realice cada profesional. A continuación, señalamos los gastos más usuales que un trabajador por cuenta propia se puede deducir en la mayoría de actividades.

Seguridad Social: cuota de autónomo y las correspondientes mutualidades de aquellos trabajadores que tengas contratados, en caso de que así sea.

Sueldos y salarios, incluidas dietas y pagas extraordinarias.

Arrendamientos o cánones como puede ser un alquiler, leasing, o asistencia técnica, por ejemplo.

Consumos de explotación que se identifican como materias primas, mercancías, auxiliares o embalaje, entre otros, siempre que su fin sea generar ingresos.

Gastos de mantenimiento: reparaciones de herramientas implicadas en la actividad.

Seguros por asistencia médica y enfermedad, tanto los que te cubren a ti, como a tu cónyuge o a tus hijos (hasta los 25 años de edad que vivan en el domicilio familiar).

Gastos de personal como formación, indemnizaciones, regalos, seguros de accidentes o inversiones en planes de pensiones, entre otros.

Tributos deducibles siendo los principales el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Intereses financieros siempre que esos préstamos tengan relación con la actividad profesional del autónomo.

Todo trabajador autónomo que obtiene rentas económicas relacionadas con su actividad está obligado por ley a declarar el IRPF.

Otros gastos deducibles a partir de la nueva Ley de Autónomos

El 1 de enero de 2018 entró en vigor la conocida como Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo con importantes consecuencias para aquellos trabajadores por cuenta propia que desempeñan su actividad desde su vivienda habitual. Esta es una tendencia en alza en el nuevo mercado laboral que se impuso tras la última crisis económica que afrontó Europa.

Si eres un freelance que trabajas desde tu hogar presta mucha atención a esta relación de gastos porque puedes ahorrarte mucho dinero:

Gastos de suministro: Te puedes deducir el 30% de los gastos de suministros de la vivienda en la que desarrolles tu trabajo siendo los más frecuentes la luz, el gas, el agua, el teléfono o Internet. La cifra se calcula aplicando el 30% a la proporción que hay entre los m2 de tu casa que dedicas a la actividad en relación a la superficie total de la vivienda.

Gastos de manutención: un autónomo se puede deducir gastos derivados de dietas debidamente justificadas mediante factura (y pago por medios electrónicos) y siempre que tengan relación con el desarrollo de la actividad. Hasta 26,67 € al día (48 € diarios en el extranjero).

Lo cierto es que si hay trámites que traen de cabeza a muchos autónomos son aquellos relacionados con los impuestos. No obstante, es inexcusable pasar por estas gestiones fiscales si no quieres tener problemas con Hacienda. Si quieres conocer a fondo todos los gastos deducibles para los autónomos o necesitas ayuda con este trámite puedes contactar con nosotros y te asesoraremos encantados. ¡Te esperamos!

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. * es un campo requerido.