¿Qué es un contrato de confidencialidad y cómo hacerlo?

Asesoría GapAsesoría en Madrid Fuencarral¿Qué es un contrato de confidencialidad y cómo hacerlo?

En el mundo de los negocios, es frecuente observar situaciones en las que una empresa debe compartir información confidencial con un socio, inversor o empleado. Pero, ¿cómo hacerlo de forma segura para tener la tranquilidad de que las partes implicadas en este intercambio no utilicen los datos de forma perjudicial?

La clave es firmar un acuerdo de confidencialidad. En este artículo vas a descubrir qué es un contrato de confidencialidad y cómo hacerlo de forma adecuada.

¿Qué es un contrato de confidencialidad?

Un contrato de confidencialidad también conocido como Non-disclosure Agreement (NDA) se trata de un documento a través del cual las partes firmantes —dos o más— se comprometen legalmente a compartir información y a evitar su difusión a terceros.

Este contrato permite a las empresas dar a conocer su información sin temor a que termine en manos indeseadas. En caso de que cualquier dato incluido en el contrato saliese a la luz, se podría llegar al extremo de iniciar acciones legales para frenar la filtración y alcanzar una compensación económica derivada del incumplimiento. El Código Penal contempla penas de hasta 4 años de prisión para los delitos de difusión de secretos.

La firma de este tipo de acuerdos es frecuente entre entidades que quieren hacer negocios de forma conjunta sin renunciar a proteger sus propios intereses empresariales. Entre el tipo de información susceptible de revelar figuran estrategias de marketing, planes de venta, prototipos, patentes, líneas de negocio, datos financieros, clientes potenciales o procesos de fabricación, entre otros.

El acuerdo puede ser mutuo (bilateral) cuando reconoce la confidencialidad por ambas partes, o puede ser no mutuo (unilateral) cuando el compromiso solo afecta a una parte. Este último caso se corresponde habitualmente con los contratos de confidencialidad que se firman con nuevos empleados que van a tener acceso a la información comercial de la empresa.

¿Cómo hacer un contrato de confidencialidad?

Cada situación concreta requiere un contrato de confidencialidad diferente. Por este motivo, no existe un modelo oficial del acuerdo.

Sin embargo, sí que podemos identificar una serie de aspectos fundamentales que puedes aplicar a la hora de hacer un contrato de confidencialidad, que siempre debe permanecer dentro del marco normativo referente a la Protección de Datos.

#1 Identificar las partes que van a formalizar el acuerdo

Todo acuerdo de confidencialidad debe incluir una descripción breve de las partes que van a firmar el contrato, sin olvidar citar a terceros que puedan estar implicados en caso de que el destinatario de los datos pueda mostrarlos a una empresa colaboradora o afiliada.

#2 Definir aquella información que se considera confidencial

La información confidencial tiene que quedar claramente reflejada en el contrato de confidencialidad, tanto la que se transmite de forma oral como escrita. De esta manera, el destinatario sabrá en todo momento a qué atenerse y tomar las medidas pertinentes para no permitir que otras partes puedan tener acceso a la información.

#3 Excluir todos aquellos datos que quedan fuera del tratamiento confidencial

El contrato de confidencialidad incorpora exclusiones de las obligaciones que adquiere la parte receptora, es decir, aquellos datos que no es necesario que mantenga a resguardo.

#4 Delimitar las obligaciones de confidencialidad que adquiere la parte receptora de la información

El objetivo de este apartado es reflejar el modo en el que se puede utilizar la información confidencial que se proporciona al receptor.

#5 Reflejar el plazo del acuerdo

Otro de los puntos fundamentales es establecer cuánto debe durar el acuerdo de confidencialidad. Este dato se fija en función del sector y del tipo de información que se facilite.

Para que te puedas hacer una idea, un punto de partida puede ser entre dos y cinco años. Pero como hemos citado, la vigencia definitiva se debe fijar en función de las necesidades de cada empresa.

Un contrato de confidencialidad es una herramienta muy eficaz para evitar cualquier tipo de dificultad en el futuro de tu negocio. Si necesitas asesoramiento al respecto, contacta con nosotros y estudiaremos tu caso para crear un acuerdo a la medida de tu proyecto. ¡Te esperamos!

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. * es un campo requerido.