Cómo actuar ante un despido improcedente

Asesoría GapAsesoría en Madrid FuencarralCómo actuar ante un despido improcedente

Todos hemos oído hablar de los famosos despidos improcedentes pero poco se sabe acerca de cuándo se consideran como tal, qué derechos se vulneran o cómo se encuentra tipificada la actuación de la empresa según la  Reforma Laboral.

La improcedencia de un despido la determina el juez ante la impugnación de tal despido, y lo considerará como tal, dándole la razón al trabajador y no a la empresa o no haya causas que lo justifiquen. Este despido otorga al trabajador una  indemnización, que se calcula en función de la antigüedad del trabajador.

Lo que recoge la ley ante las indemnizaciones

El cálculo de la indemnización cambió tras la  Reforma Laboral de 2012, pero hay diversos matices en el Real Decreto-Ley 3/2012 que recogen aspectos a tener en cuenta. Este supuso un punto de inflexión en cuanto a los contratos formalizados antes y después de su entrada en vigor.

· Contratos formalizados  ANTES  de la entrada en vigor: La indemnización se calculará a razón de  45 días de salario por año trabajado .CON UN TOPE DE 42 MENSUALIDADES

· Contratos formalizados  DESPUÉS  de la entrada en vigor: La indemnización se calculará a razón de  33 días de salario por año trabajado.CON UN TOPE DE 24 MENSUALIDADES.

En cualquiera de los dos casos,  el importe indemnizatorio  no podrá superar los 720 días, y en caso de ser así, este será aplicado como el importe máximo, sin que el periodo de tiempo que el trabajador siguiera trabajando tras la reforma supusiera ningún derecho indemnizatorio alguno.

El importe máximo de indemnización

Como ya hemos citado con anterioridad, el importe máximo no puede superar los 720 días, pero una sentencia del  Tribunal Supremo, discrepaba sobre este criterio en un caso que afectaba a dos trabajadoras despedidas tras entrar en vigor la reforma laboral y que antes de ello ya habían generado los 720 días de importe indemnizatorio.

El Alto Tribunal exponía que este hecho no implicaba que la  indemnización por despido improcedente  paralizara dicho límite, ni que el periodo de trabajo que se hubiera prestado tras la  Reforma Laboral  no generara derechos indemnizatorios; dichos trabajadores deberían seguir generando  derechos indemnizatorios, solo que con una base de cálculo de  33 días por año, hasta un máximo de  42 mensualidades.

Era necesario conocer si esta sentencia sentaba las bases de una nueva práctica, y en 2014 se publicó una modificación de la posición del Tribunal Supremo adoptada en 2014. Así, el criterio quedó en que:

Cuando el trabajador ha generado el derecho a una indemnización

Superior a 720 días de salario, dicha indemnización por despido improcedente
queda vinculada por ese límite, y sin que el periodo de tiempo que el trabajador siga trabajando con posterioridad a la reforma le genere más derechos indemnizatorios.

Por el contrario, si a la fecha de entrada en vigor de la reforma laboral, el trabajador no ha alcanzado los 720 días, sí se seguirán generando derechos de indemnización, en la cuantía de 33 días por año, hasta alcanzar ese límite de 720 días.

Finaliza la normativa recordando que el importe indemnizatorio  nunca será superior a 42 mensualidades, quedando este como el máximo.

En  GAP Asesoría  buscamos la solución más justa y asegurar de manera profesional el derecho de los trabajadores, para que reciban la indemnización establecida por ley en caso de sufrir las consecuencias de un despido improcedente. contacta con nosotros para recibir más información o déjanos un comentario con tus dudas, lo contestaremos lo más rápido posible

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. * es un campo requerido.

 
A %d blogueros les gusta esto: