La Contabilidad de Gestión

No es una obligación, pero sí es una tendencia; las empresas presentan cada vez más la información relativa a su contabilidad de gestión, una herramienta que ya muchas entidades entienden como importante.

Las sociedades la han incorporado a su rutina administrativa porque están comprobando los múltiples beneficios empresariales que les proporciona. Sus objetivos son el análisis minucioso de los costes de producción, distribución, financiación y administración para su posterior procesamiento.

La Contabilidad de gestión, una herramienta cada vez más importante:

Aunque se trata de información sólo para los usuarios de la empresa y que contiene todo lo relativo a los costes en un análisis exhaustivo, es necesaria para el presente y futuro de las sociedades, para su competitividad y mejor gestión.

Esta contabilidad de costes o contabilidad analítica, como también se la conoce, permite cuantificar los factores productivos, algo determinante en el funcionamiento de la empresa. Dado que debe y suele contener información actual y pasados históricos, ofrece una perspectiva interesante del rumbo al que avanza la entidad.

Algunos de los beneficios de incorporar la contabilidad de Gestión a la contabilidad básica son:

Ayuda al control de los costes: esta información sólo puede obtenerse de este modo, realizando un análisis que muestre unos resultados que se podrán usar en la empresa.

Facilita la toma de decisiones: La información obtenida permite tomar decisiones en el presente que afectarán al futuro. Conocer cuál es la situación actual en relación con los costes pasados es una herramienta a usar de cara al futuro.

Consolida el proceso de planificación y control: Cuantos más datos tengamos sobre los costes de los factores productivos, mayor control ejerceremos sobre el resto de factores de la empresa y se podrá contar con más radio de planificación.

Mejorar la eficiencia empresarial: De la toma de decisiones acertada saldrá una evaluación que permita obtener una estrategia comercial basada en provisiones de contabilidad y, en definitiva, una empresa mucho más eficiente.

¿No es suficiente con la contabilidad financiera?

Los objetivos de estos dos tipos de contabilidad son diferentes, de hecho, la contabilidad de gestión o de costes parte de la contabilidad financiera, y lo más conveniente es realizar ambas, estudios comparativos y más análisis para poseer una fiabilidad total de los datos de la empresa. Las dos se complementan con el objetivo final de proporcionar toda la información.

Cómo se presenta la contabilidad de costes:

No hay una forma exacta. Al igual que la contabilidad básica financiera está regulada de manera legal y ha de presentarse con arreglo al Plan General Contable Español, la contabilidad de gestión se presenta de la forma que la entidad considera más adecuada.

Su estructura y datos pertenecen a la forma de actuación de la empresa, por lo que es su gestión interna la que decide cómo presentarlo.

Hay que tener en cuenta que este componente subjetivo también deja un margen a la interpretación, por lo que es necesario tener unos conocimientos básicos para que los datos se trasladen de la manera más adecuada posible, como igualmente importante es que -para una mejor gestión analítica ilimitada- esta contabilidad sea desarrollada y trabajada con herramientas de gestión (ERP), existiendo cursos instructores para aprender a realizarla.

En Asesoría Gap contamos con el equipo humano más preparado, dispuesto a solucionar cualquiera de tus dudas sobre éste y otros tipos de contabilidad para tu empresa.Consulta los servicios que podemos ofrecerte sin compromiso Aquí

Escriba un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. * es un campo requerido.

 
A %d blogueros les gusta esto: